¡¡Volví!! y espero quedarme…

Después de un largo silencio re apareció la convicción de seguir escribiendo. ¿Qué pasó? Bueno, fui interceptada por “el tiempo”, “las obligaciones” y “los compromisos”. Ah no pues dirán algunos,  ¡qué ocupada! esa agenda llena, pero la verdad es que sin tener la agenda llena, si me han acompañado torre de platos, montañas de ropa, juguetes y muchos almuerzos por cuadrar, sin contar con las dos preciosas criaturas que acompañan mis días. ¿Qué pasó? ¿Dejé mi proyecto de Escuela en casa? Bueno, tengo el agrado de comunicarles que sigo adelante en esta aventura en la que nunca un día es igual a otro.

Ahora J. tiene 7 años y A. tiene 4. En el último año J. pasó del reconocimiento de letras a palabras, de palabras a oraciones y ahora estamos  entrando a un proceso de compresión de lectura. Cada etapa ha sido fascinante, no solo superarla sino atravesarla. De contar hemos pasado a sumar, restar y resolver sencillos problemas matemáticos y tener ciertas nociones de multiplicación.

A. ha desarrollado mucho su motricidad fina, identifica algunos números, letras y cuenta hasta el 100.

De todos estos logros, puedo decir que lo que más aprecio es la curiosidad por ciertos temas que han desarrollado como el fantástico mundo del espacio con sus planetas, estrellas, el sol,etc., los tsunamis y en este tiempo la experiencia que vivieron con el terremoto en Ecuador, atrajo muchas preguntas a nuestro espacio de aprendizaje.

Sus horarios así como sus actividades diarias han cambiado desde la última vez que describí “un día homeschool”. Creo que parte de este proceso es ir cambiando y mejorando procesos. Ya tendremos tiempo para contarles que cosas nuevas he implementado y que otras he dejado de hacer.

Gracias por seguirme…  espero que todas estas experiencias, ideas, actividades y reflexiones que ocurren alrededor de mis hijos sean de gran utilidad para sus vidas y un espacio de compartir experiencias.

Una mamá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.