Llegó la tarde… ¿Y ahora qué?

Esta pregunta, nunca falta en casa. ¿y ahora qué hacemos mami?

Esta pregunta, nunca falta en casa. ¿y ahora qué hacemos mami?

A veces pienso en cuanto me estresaba pensando en cómo “entretener” a mi hijo mayor después de que llegaba de su escuelita. Las horas de la tarde parecían interminables y se acababan las ideas. ¿En serio?, si, muy en serio. Esta mamá que ahora pasa prácticamente 12 horas del día con sus hijos, era así. ¿Que pasó? pues creo que en el proceso de estar con mis hijos entendí sus necesidades, los conocí mejor y las ideas empezaron a fluir.

Así que hoy quiero compartir un poco que pasa en casa de los Gómez durante la tarde. Terminado el almuerzo, no se si se han dado cuenta pero si no tienen un plan lo más seguro es que empiece un hiperactivismo que puede sacar de quicio a cualquiera. No digo que TODOS los niños sean iguales pero quizás alguien más pueda sentirse identificado. Con el tiempo entendí que después de ingerir alimentos se cargan las baterías, pero a la vez hay un cansancio producto de las actividades de la mañana. Así que le hice caso a una querida amiga que conocí cuando empecé mi investigación sobre el homeschool, que me habló del QUIET TIME o tiempo de silencio.

Me acuerdo que mi primera pregunta fue: ¿Y, es eso es posible? Sabes que sí, es posible. Es un tema de entrenamiento, pero se puede. De hecho creo que es necesario. Estamos tan acostumbrados a estar todo el tiempo “conectados” o “haciendo algo” que el silenciarnos y a nuestro alrededor nos resulta difícil y pensar que nuestros hijos lo hagan parece un reto, pero la verdad es que ellos logran surfear en las aguas de la quietud mucho más fácilmente que nosotros los adultos “on line”, jajajaj…

Bueno y que hacen? ¿Es que se quedan encerrados en su habitación sin hacer nada? No claro que no, la idea no es esa. He armado 2 cajitas pequeñas con sus nombres en ellas y he colocado: un rompecabezas, títeres de papel que se sostienen con palitos de helado, hojas de colores y sellos, un cuaderno y lápices para A. y para J. también un rompecabezas, una tablita con clavos para hacer figuras con elásticos que mi esposo hizo, una bolsa con canicas, una bolsa con palitos de helado que se conectan entre ellos con velcro, un cuaderno en el que practica la escritura.

J. practicando su escritura
J. con su quiet box, cajita de silencio
A. jugando con una de sus historias favoritas “los tres Cerditos”
Tablita con clavos y elásticos. Hecho en casa

Terminado este tiempo que puede durar entre 30 a 40 minutos (empecé con 15 min. y aumenté 5 min. por día) y dependiendo del día J. y A. tienen clase de teatro o piscina y los días que no tienen ninguna de las dos actividades ven algún vídeo, tiene un tiempo de juego, otro snack, leemos un libro a veces dos y otras veces hasta tres. Durante estas horas de la tarde les doy más libertad de hacer lo que les guste, pero trato de proponer juegos o actividades que disfruten haciendo.

Y este es el final del día:

Bendiciones

Una mamá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.